Administracion de fincas blog

Una forma distinta de administrar

Perros….problemas con la comunidad

on 27 enero, 2014

Animales DomesticosConocer nuestros derechos y obligaciones como propietarios de un animal es fundamental para una convivencia satisfactoria con los vecinos de nuestra comunidad.

Una de las obligaciones de los dueños de un perro es evitar molestias al resto de los vecinos con quienes convive, porque es el dueño del perro el que debe adaptarse a las circunstancias, por ejemplo, si coincide en el ascensor con un vecino que tiene miedo a los perros es el dueño del perro quien deberá ceder el paso al vecino.

Los estatutos de la comunidad de vecinos pueden recoger la prohibición de la presencia de animales de compañía en la finca. Sin embargo, priman los derechos individuales del dueño del animal, por lo que esta norma se puede impugnar.

Los gabinetes jurídicos con los que cuentan algunas asociaciones de protección animal asesoran a los ciudadanos que lo soliciten en estos casos.

La Ley sobre Propiedad Horizontal no prohíbe convivir con animales y se pueden impugnar estatutos de vecinos que sí lo impidan.

La Ley 49/1969, sobre Propiedad Horizontal no prohíbe la tenencia de animales domésticos en las viviendas privadas. Sin embargo, los ayuntamientos sí pueden limitar el número de animales que se pueden tener en casa. Por su parte, el concepto y requisito para declarar un espacio como núcleo zoológico se recoge en la legislación de las comunidades autónomas.

De esta manera, cuando en una vivienda hay cuatro o más perros, se suele exigir la declaración de núcleo zoológico. Con este requisito se pretende garantizar las correctas condiciones higiénico-sanitarias del lugar donde viven los animales.

Las recomendaciones que los administradores colegiados recomiendan a los propietarios que tienen perros en sus viviendas con respecto a la comunidades de propietarios donde conviven, son las siguientes:

  • En el caso de comprar o alquilar una vivienda, consultar con antelación los estatutos de la comunidad de vecinos.
  • Evitar ladridos excesivos y la presencia del perro en zonas prohibidas para ellos.
  • Los derechos individuales se anteponen a la normativa recogida en los estatutos de una comunidad de vecinos al respecto de la tenencia de animales.
  • Educar al perro para que sea respetuoso con el resto de personas y animales con quienes convive.
  • Utilizar la correa cuando corresponda y recoger los excrementos para evitar molestias a terceras personas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


3 + = 7