Administracion de fincas blog

Una forma distinta de administrar

El trueque, una alternativa al propietario moroso

on 31 marzo, 2015

Los servicios de portería, limpieza e incluso el mantenimiento ordinario de piscinas y jardines son labores que se pueden llevar a cabo por cualquier persona capacitada mediante unos sencillos cursos de formación. El hecho es que hay mucha gente sin trabajo y obligada a buscarse el sustento en este país, que están dispuestos a realizar esos trabajos con tal de ganarse la vida con dignidad. Estos propietarios se ofrecen a su propia comunidad como empleados para realizar estos trabajos, aunque, no con todos los requisitos legales.

Pero no siempre se puede emplear a alguien ya que, a menudo, el presupuesto de la comunidad no se lo puede permitir. Sin embargo, muchos de estos propietarios sin recursos adeudan a la comunidad algunas cuotas que pagan con retraso cuando su situación se lo permite. Son propietarios que, aunque lo estén pasando mal, son conscientes de la importancia de pagar los gastos de la comunidad y del perjuicio que le crean a sus vecinos de no hacerlo. En las juntas ordinarias y extraordinarias a las que hemos asistido últimamente se suele ser comprensivo con estos deudores circunstanciales en contraste con los morosos profesionales que provocan indignación. Por eso, no es extraño que se ofrezcan a compensar sus obligaciones con la comunidad, realizando ellos mismos el servicio.  Sin embargo, eso no es posible por la rigidez de nuestro mercado laboral, pero, por suerte, existen otras vías, métodos tan antiguos como el trueque. Y es que con este cambio de paradigma que algunos llaman crisis, se han recuperado sistemas de transacción anteriores a la moneda. Parece lógico que en una época donde los bancos no prestan dinero, la gente se espabile con el trueque o los bancos de tiempo.

De esta manera, comunidades acuciadas por las deudas principalmente de los bancos y morosos circunstanciales de buena voluntad pueden pactar el intercambio de deuda por servicio.  El vecino limpia la escalera hasta compensar su cuota mensual y la comunidad se ahorra el servicio por ese precio ¡Y quién mejor que un propietario para cuidar los elementos y espacios comunes!


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


4 + = 8